Saltar al contenido

Cómo afilar cuchillos en casa | 6 métodos caseros baratos

cómo afilar cuchillos en casa
Cómo afilar cuchillos en casa | 6 métodos caseros baratos
5 (100%) 1 vote

En este artículo explicaremos cómo podemos aprender a afilar cuchillos en casa. Aunque los cuchillos pueden ser de muchos materiales, estilos y cualidades diferentes; son los de acero inoxidable los que menos cuidados necesitan.

Su uso diario en la cocina va desgastando los bordes de la hoja, por lo que después de un determinado tiempo es necesario afilar el cuchillo.

Consejos para prolongar la vida de tus cuchillos

  • Se debe utilizar tablas de cortar, y no cortar directamente sobre encimeras de piedra o acero.
  • Manejarlos con cuidado evitando que golpee la hoja con otros utensilios, ni con los bordes del fregadero.
  • Lavar los cuchillos a mano
  • Secarlos rápidamente
  • Guardarlos en una funda o estante para proteger los filos.
  • No se debe arrastrar alimentos cortados con el filo del cuchillo; si necesitas mover los alimentos solo dale vuelta al cuchillo y hazlo con el lomo.
  • Ten en cuenta que los cuchillos deben utilizarse únicamente para cortar, no los uses para fines distintos como abrir latas, como destornillador, etc.

Los cuchillos sin filo comprimen y dañan los alimentos en lugar de cortarlos limpiamente, y es más fácil que resbalen del alimento y nos corten un dedo.

Por lo tanto, es importante tomarse unos minutos para afilar los cuchillos cada vez que sea necesario y te recomendamos que revises la sección de afiladores de cuchillos para encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades.

Si quieres conocer sencillas técnicas para afilar un cuchillo, te invito a seguir leyendo este interesante artículo que ofrece soluciones prácticas y manuales a un proceso tan necesario como este.

Técnicas para afilar los cuchillos en casa

Aprender a afilar un cuchillo de forma efectiva y sin arriesgar la calidad del mismo siempre es importante. Existen varios trucos para hacer esta tarea en casa, lo que nos permite ahorrar tiempo y dinero. A continuación, te presentamos algunas de las técnicas más sencillas que puedes implementar para mantener un cuchillo con buen filo.

 

Se pueden afilar cuchillos con una taza de café

Esta es una técnica que genera resultados rápidos sin necesidad de gastar en otros instrumentos, la efectividad de la misma se debe al material cerámico que es lo suficientemente riguroso para obtener buenos resultados.

Para aplicar esta técnica, debes colocar la taza al revés de manera que la base quede arriba. Luego, coloca el cuchillo a unos 20° de la superficie de la taza y comienza a arrastrarlo varias veces. Repite la operación por el otro lado y finalmente, se hacer arrastrar el cuchillo alternando ambos lados de la hoja por cada movimiento.

Cómo afilar cuchillos utilizando otro cuchillo

Utilizar otro cuchillo para afilar es uno de los métodos más fáciles y comunes.

Sólo debes deslizar la hoja del cuchillo contra la hoja del otro y repite varias veces por ambas caras. Esta técnica te permitirá conseguir resultados rápidamente.

Utilizando papel de lija para afilar cuchillos

Debes utilizar un papel de lija preferiblemente del número doble cero (00).

Puedes aplicar esta técnica de dos maneras, la primera consiste en colocar la lija en una superficie plana y pasar el filo del cuchillo varias veces sobre la misma; la segunda consiste en realizar diferentes cortes en tiras lo que te permitirá notar el cambio enseguida.

Afilar cuchillos con una piedra

Esta es una de las mejores herramientas para afilar cuchillos. Debes conseguir una piedra que sea lo más plana posible, luego sostener el cuchillo firmemente con la mano comenzando con la punta del mismo sobre la piedra en un ángulo de 20°. Utiliza la otra mano como guía, manteniendo una presión continua sobre la lámina.

afilar cuchillo con piedra

Desliza el cuchillo sobre la piedra, ejerciendo una presión leve; debes mantener este movimiento hasta llegar al final de la lámina. Da la vuelta al cuchillo y repite la acción realizada anteriormente. Repite cuantas veces sea necesario. Es importante afilar en una sola dirección para obtener un filo uniforme y regular.

Cómo afilar cuchillos utilizando una botella de cristal

Una botella de cristal es algo fácil de encontrar y que por lo general tenemos en el hogar. Es muy fácil utilizarla, solo se debe restregar el filo del cuchillo sobre la boca de la botella, generando el efecto de que fueras a cortarlo. Repite este proceso las veces que consideres necesario.

Cómo afilar cuchillos utilizando papel de aluminio

Esta es una manera muy práctica y rápida de sacarle filo a nuestro cuchillo. Solo se debe tomar un pedazo de papel de aluminio y doblarlo unas cuatro veces, por lo que nos quedará un cuadrado. Luego, se mete y se saca el cuchillo como si estuvieras limpiando la hoja del mismo con el papel de aluminio. Haz este movimiento varias veces hasta encontrar el resultado esperado.

Todas estas técnicas sencillas sirven para afilar cuchillos en casa, pero debemos tener en cuenta que cada cierto tiempo necesitarás un afilado profesional; garantizando que el filo del mismo se mantenga y el cuchillo te duré muchos años.

[Video] Cómo afilar un cuchillo paso a paso

Un buen consejo para mantener a diario el afilado de los cuchillos consiste en utilizar una chaira antes de cortar.

La chaira es un instrumento que permite perfeccionar la lámina del cuchillo o alisar sus imperfecciones, por lo que resulta una buena inversión como herramienta de cocina.

Como hemos mencionado en este artículo el filo del cuchillo no es una razón para cambiarlo ya que existen muchas maneras de recuperarlo. Además, es habitual que lleguemos a encariñarnos con esta herramienta que utilizamos a diario en nuestra cocina. Sin embargo, debemos estar atentos a ciertas señales que nos indican que es hora de comprar uno nuevo. 

¿Cuándo merece más la pena comprar un cuchillo nuevo?

  • Si se parte la punta del cuchillo
  • Si los remaches están rotos o el mango se cae
  • Si no sientes comodidad al utilizarlo
  • Cuando el cuchillo presenta grietas e imperfecciones muy grandes que no pueden ser reparadas.

Recuerda… la seguridad en la cocina es lo primero, la comodidad al utilizar tus utensilios te garantiza menos esfuerzo y se verán mejores resultados en la preparación de tus recetas.